Relato para Día de las escritoras

La poetisa de Pompeya, probable retrato de Safo de Mitilene. Pompeya siglo VI a.C.

La Biblioteca Nacional de España organiza, en colaboración con la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE) y la Asociación Clásicas y Modernas para la igualdad de género en la cultura, el Día de las Escritoras. Esta nueva iniciativa  busca reivindicar la labor y la trayectoria de las escritoras tantas veces relegadas a un segundo plano a lo largo de la historia.

Aunque las escritoras cosechen buenas críticas en los lanzamientos de las novelas pero en los ‘rankings‘ con los mejores libros que se hacen a final de cada año las mujeres no están. A pesar de que hay muchas mujeres escritoras con éxito en España el Premio Nacional de Narrativa lo ganó una mujer (Carme Riera) por última vez en 1995. Llevamos 21 años en el que cada año se lo lleva un hombre señala Laura Freixas presidenta de Clásicas y Modernas explicando la conmemoración.

El premio más importante de literatura en lengua castellana, el Premio Cervantes, sólo se ha concedido en cuatro décadas, desde su institución en 1976 a 2016 a 4 mujeres:María Zambrano (1988), Dulce María Loynaz (1992) Ana María Matute (2010) y Elena Poniatowska (2013) frente a 37 hombres.

El Premio Nobel de Literatura desde su creación en 1901 hasta 2016 ha premiado a 16 mujeres y 99 hombres.

Este relato es mi particular homenaje a todas las mujeres escritoras y lectoras, para conmemorar el Día de las escritoras.

Alcázar de Segovia

Alcázar de Segovia

Visiones del alcázar

La reina posó su delicado pie sobre la almena, contempló el tajo inmenso del río, allá, al pie de la roca donde el alcázar se asentaba. Cuando concertó sus esponsales, su padre se jactaba ante los cortesanos de que era inexpugnable.

Estaba equivocado.

Las hordas cristianas habían cruzado el foso, se luchaba en la tasedioorre, en el salón de homenaje. Su hijo, apenas doce años, había muerto a manos de uno de esos bárbaros malolientes que invadían su Šiqūbiyyah.

Hacía días que nada se sabía de su esposo y su guardia, nadie regreso de la incursión tras las murallas; vano intento de pillar por sorpresa al enemigo. La desorganización y las luchas de poder que habían seguido a la desaparición del emir no habían ayudado en nada a la defensa de la plaza y ahora los cristianos arrasaban con todo lo que encontraban a su paso.

Patio del haremTenía poco tiempo, debía olvidar sus miedos, lo que la esperaba sería peor, mucho peor. Ninguno de aquellos infieles pondría las manos en su cuerpo. Había escapado del ḥarīm, libre de eunucos que lo custodiaran y defendieran, dejando allí a las aterradas concubinas y esclavas. Shara, la favorita de su esposo no había querido acompañarla, segura en su vanidad de que su belleza contendría a las fieras que en breve violarían los vedados aposentos de las mujeres y sembrarían de sangre y horror los cuidados jardines. Infeliz, inconsciente criatura; era hermosa, sí, tenía la arrebatadora hermosura que otorga la juventud recién nacida, pero la belleza jamás ha detenido la violencia.

Se deshizo del velo púrpura que ocultaba su pelo, esa cabellera negra brillante y olorosa que en sus primeras noches su esposo el emir había alabado con versos encendidos. Lo vio flotar mecido por el viento, ajeno a las columnas de humo que se elevaban por toda la ciudad.

Quería mirar la muerte cara a cara.Al pie del alcázar

Morir contemplando el horizonte y los campos de aquella tierra recia y seca que había aprendido a amar. Apenas recordaba los vergeles de agua, rosas y frutos de su Qurtuba, tan solo era una niña cuando llegó al alcázar. Una esposa en ofrenda de paz, algo con que los hombres negociaban para que el ejercito enemigo no penetrara en su territorio, eso fue ella. Eso habían sido todas las mujeres de su estirpe y ese destino hubiera esperado a sus hijas. Pero ya no. Sus niñas dormían el sueño eterno de la cicuta, tampoco su carne virgen sería mancillada.

Y saltó. Como la liviana seda del pañuelo, levitó sobre los campos y los ríos, sobre las fértiles huertas y los pinares, sobre los años y los siglos. Contempló a una mujer salir de su alcázar para coronarse reina,  y por un momento pensó que en el futuro su sexo sería algo más que objeto de placer o vientre fértil.

Pronto la sacaron de su error nuevas visiones.

Segovia, sinagoga

Su ciudad prosperó, creció, cambió su nombre; ahora se llamaba Segovia. Su pueblo, su religión y su cultura habían desaparecido absorbidos por la intolerancia y el credo cristiano. También la otra religión del Libro, los hijos de Abraham, habían sido relegados a los arrabales y eran perseguidos. Pero la vida seguía. Segovia se hacia grande e importante en una España que ya no era reino sino imperio.

No mejoró con el paso del tiempo la situación de sus hermanas. Las que se atrevían a salir de la norma eran tachadas de brujas o de herejes, castigadas, repudiadas, perseguidas, ajusticiadas…escuchó sus gritos en los autos de fe. Mientras, la vida seguía bullendo en los florecientes mercados de su ciudad, gracias en gran parte al trabajo que las mujeres desempeñaban. El comercio y la manufactura de la lana enriqueció sus casas, a sus esposos, a sus familias; ellas seguían siendo moneda de cambio y alianzas.

Santa Teresa de JesúsAlgunas excepciones, como una tal Teresa, que optó por consagrarse al Dios de los cristianos y escapar del yugo —o al menos intentarlo— que imponían las leyes patriarcales, alegraron su ánimo. Teresa fundó centros de saber y recogimiento solo para mujeres por las tierras secas y recelosas de Castilla, escribió, soñó, defendió su derecho a tomar decisiones. Fue tomada por loca, por rebelde, por necia como toda mujer, pero   su nombre perduraría en el tiempo como escritora y Santa.

Ante sus ojos a punto de cerrarse pasaron veloces once siglos en los que la mujer fue conquistando metas, mejorando su condición y reconocimiento, pero sin alcanzar la igualdad de derechos con sus compañeros los hombres. “Qué ardua labor y que futuro incierto aguarda a mis hermanas” —pensó con tristeza la reina.

Entonces vio a los chicos contemplando su alcázar.

Había niños y niñas. No supo distinguirlos, vestían de igual forma, iguales sus cabellos, iguales en sus juegos. La maestra los llamó y les contó la historia de esa fortaleza musulmana que luego fue palacio de monarcas cristianos. maestra-y-alumnosLes habló de las gentes que levantaron sus piedras y habitaron sus estancias. “¡Una mujer que enseña a varones y hembras!” —Se asombró nuestra reina.

Los alumnos, escuchaban atentos las gestas y los hechos. Las batallas perdidas, las victorias ganadas. Al final, cerró el discurso con una hermosa frase que emocionó a la reina: frase-maria-zambrano

Una sentencia pronunciada por una gran señora que también viviría y amaría su tierra segoviana: María Zambrano.

Y la reina se sintió satisfecha: “Las mujeres dan vida en lugar de quitarla. Si es mujer quien enseña, transmitirá a los jóvenes que la violencia solo engendra violencia.”  La profesora seguía hablando, los chicos y las chicas preguntaban. Ellas, incluso más que ellos, querían saberlo todo. Conocer el pasado, descubrir el mañana.

La reina se dejó ir por fin. No quiso seguir mirando más allá.

“Aún hay esperanza —pensó la reina mora— Mientras se deje oír, se lea y se escuche la voz de las mujeres.”

Deja un comentario